Zapata y sus Relaciones Públicas

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter:
@dianapat23

Hace unos días se inauguró en el Museo Nacional de las Bellas Artes en la Ciudad de México la exposición Zapata Después de Zapata, una muestra de 141 piezas que muestran en distintas formas al héroe revolucionario por excelencia, donde se incluyen colecciones nacionales e internacionales. Para la promoción de esta exposición, la Secretaría de Cultura utilizó una pintura del artista Fabián Cháirez, que causó una enorme polémica, pues muestra a Zapata con una imagen difícil de asociarla con el personaje, ya que rompe con los estándares del «macho mexicano”, como siempre lo hemos conocido.

En esa imagen vemos a un Zapata con sombrero rosa, desnudo con cuerpo de mujer, montado en un caballo, con zapatos de tacón de aguja y en una pose sugerente. Desde que fue dada a conocer como la imagen de la exposición, ha levantado controversia, revelando la homofobia y el machismo de los que se escandalizan. Por ejemplo, desde que la pintura fue presentada en el recinto, campesinos, seguidores y familiares de Emiliano Zapata se expresaron en contra y se dirigieron al Palacio Nacional para pedir que la retiraran argumentando que no iban a permitir que se denigre su figura, expresó su nieto Jorge Zapata.

Lejos de ser una manifestación pacífica, hubo incidentes de violencia, ya que miembros del grupo golpearon a activistas LGBT que también se encontraban en el lugar. Ya se imaginarán lo que pasó después al desbordarse la situación, al darse a conocer los memes, pero también el despunte y la promoción del autor de la obra, quien ahora es más conocido.

Fabián Cháirez es un artista plástico que utiliza en su obra a personajes como estandarte en promoción del orgullo y la feminidad dentro de una sociedad llena de prejuicios, y que se escandaliza a las primeras de cambio.

Personajes llenos de erotismo y e incluso perversidad, con el único fin de sacudirnos el “yo profundo” busca llegar a incomodarnos para crear conciencia y ver hasta qué punto vamos a seguir portando la máscara de doble moral, pero también la causa de violencia de género, muchos de los puntos que distinguen a la sociedad mexicana.

Pero es que no olvidemos que los artistas artistas tienen o deberían de tener libertad de expresión. No sé en realidad si la imagen del “Zapata Gay” que en realidad se llama “Revolución” se incluyó en el póster promocional de la muestra, sabiendo que esta controversia y manifestaciones de odio, que se unen al estado de violencia en el que ya vivimos día con día, se hizo a propósito.

Hoy las consecuencias son las repetidas protestas por parte de la comunidad LGBTTI y hasta de los campesinos que hasta andan dando conferencias de prensa (horas antes del cierre de esta columna), advirtiendo que las protestas van a continuar hasta que retiren la obra de Bellas Artes. Se dicen estar “encabronados” porque denigran la imagen del héroe revolucionario.

Justamente para muchos el no entender el arte y cómo funciona la vida y basarse solo en lo que hacen o dicen las redes sociales, es que se crean estas revoluciones de protestas. El arte también es una expresión libre, donde el artista plasma lo que quiera reflejar. En este caso Bellas Artes y la Secretaría de Cultura no debieron de haberse retractado de cambiar la imagen del cartel, es como si alguien le pidiera a un periodista que baje su nota simplemente porque al agraviado no le gustó. Al lanzar una imagen polémica, todos los puntos debieron estar equilibrados y debieron saber lo que podría pasar, más dentro de esta sociedad “tan espantada”.

El caso es saber quién en la Secretaría de Cultura eligió esta controversial imagen y por qué. Lejos de que la obra sea buena o sea mala, “Revolución” no es un trabajo que se esté dando a conocer apenas. Si no me creen, vayan a darse una vuelta al bar Marrackech en el Centro Histórico de la CDMX y véanla en tamaño mural. Ahí la gente no se espanta al verlo porque tal vez ahí sí entienden que es una expresión artística. La idea en palabras del artista, es romper con los estereotipos de género del hombre mexicano.

Además, gracias a tanta polémica y promoción (buena o mala), ya es estandarte de muchas luchas en varios ámbitos. Su representación ha abanderado gran variedad de movimientos políticos, sociales y artísticos.

Yo solo pienso… el gobierno y los ciudadanos tenemos tantas cosas en qué pensar y en qué ocuparnos como la seguridad y la salud de todos nosotros, que es triste que se le dé tanto espacio a la imagen de un héroe revolucionario, solo visto ante los ojos de un artista que gracias a la controversia ha logrado convenientemente que se hable de él durante últimas fechas.

Que alguien me diga qué pasó por la cabeza del miembro miembro de la Secretaría de Cultura que decidió poner “Revolución” como imagen promocional de “Zapata Antes de Zapata”, ¿ignorancia, controversia? Lo triste es que nadie, incluso los medios de comunicación, habla en sí de las demás obras y colecciones de esta muestra y no sabemos hasta el momento qué más hay por ahí de interés.

¡Nos leemos en la próxima columna si Dios, la inspiración, alguna nueva polémica de doble moral y sobre todo si mi editor lo permite!

Acerca del autor: Diana Alarcón (316 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *