Taragüi, la historia de la marca de yerba mate que consumen los argentinos

Por Armando Enríquez V.
Twitter: @cernicalo

La bebida por excelencia en Argentina es la Yerba Mate y esta es la marca de mayor consumo entre los habitantes de la nación sudamericana.

Los argentinos son uno de los pueblos de América Latina que se precian y presumen de su origen europeo. Uno de los pocos países de la región que tuvo una política de exterminio de los pueblos originarios de la región. Sin embargo, uno de los mayores orgullos de los argentinos curiosamente procede de una tradición de los pueblos indígenas de la región norte del país y se basa en una planta cuyo consumo es fundamental para los argentinos y además van expandiendo por el mundo con su migración por el mundo; la yerba mate.

De hecho, el consumo de mate en Argentina es superior al del café, y la infusión está presente en todos los lugares de trabajo en Argentina. Se calcula que el consumo de la infusión alcanza los 100 litros per capita al año y de acuerdo con los estudios del Instituto Nacional de la Yerba Mate, este consumo crece de manera anual tanto al interior de Argentina, como en exportaciones.

La yerba mate que se bebe en una infusión de agua caliente y que tiene como origen una planta paraguaya que tiene el nombre científico Ilex paraguariensis, curiosamente no es una yerba, si no un árbol endémico de Paraguay, Brasil y Argentina. Sus hojas y a veces sus ramas sirven para la infusión que tanto disfrutan los argentinos. Argentina produce el 62% de la yerba mate del mundo.

Brasil está en segundo lugar con el 34% de la producción. Se consume y se comercializa con o sin palo, o sea ramas secas, lo que agrega amargor a la bebida.

La marca más popular de yerba mate entre los argentinos es Taragüi, que tiene casi el 20% del mercado en Argentina. Taragüi es parte de un grupo alimenticio llamado Las Marías.

La provincia de Corrientes se localiza en el noreste de Argentina tiene colindancia con Paraguay y con Brasil y forma parte de la selva paranense de la que es originario el Ilex paraguariensis. En la población de Santo Tomé nació en 1902 Víctor Navajas Centeno. Este hombre decidió celebrar su boda en 1924 plantando yerba mate en una hacienda que había heredado de su padre que se llama Las Marías. Al parecer a la muerte del padre, doce años antes, la madre había ya intentado sin éxito cultivar Yerba Mate. Lo que logró Navajas Centeno con el tiempo fueron las plantaciones de yerba mate más al sur de hábitat natural en su momento.

El siguiente reto para Navajas Centeno fue conocer todo el proceso para producir una yerba mate de calidad, y esto implicó seleccionar desde la semilla, para asegurarse de tener control a lo largo de todo el proceso de cultivo y procesamiento. Un inglés de apellido Campbell con gran conocimiento sobre el té colaboró en este periodo de la empresa.

En 1940, Navajas Centeno decide además de producir la yerba mate, comercializarla desde la misma empresa se convierte en otro de los logros de Navajas Centeno y de esta manera crea la marca Taragüi, una palabra de origen guaraní con la que este pueblo originario designaba a la zona que es hoy la Provincia de Corrientes y que significa Lagartija por la gran cantidad de estos reptiles que habitaban la región.

De hecho, el logo de la marca muestra el mapa de Corrientes en azul con el nombre de la marca en blanco, haciendo referencia también a los colores patrios de Argentina.

La introducción de la marca funcionó bien y se fue posicionando en el gusto de los argentinos, Navajas Centeno y su hijo y heredero Adolfo Navajas Artaza, incursionaron como muchos empresarios en la política, Víctor nunca alcanzó un puesto de elección popular, pero su hijo Adolfo además de ser la cabeza de la empresa, fue senador y Ministro de Desarrollo Social de Argentina, en su lado oscuro se le relaciona con la desaparición de líderes sindicales de la región donde se encuentra la hacienda de Las Marías durante la última dictadura argentina y una causa en contra de delitos de lesa humanidad en su contra que ha perseguido a este hombre desde hace 40 años, fue reabierta en 2019. Lo que contrasta con la obra de su padre que creó una empresa donde los trabajadores eran vistos como parte de una gran familia.

Víctor Navajas Centeno murió en 1967 en Barcelona mientras se encontraba de viaje. Actualmente la empresa es dirigida por tres miembros de la tercera generación de Navajas.

Como parte de la tendencia por el ecoturismo y el orgullo de muchas empresas por sus orígenes, su historia y la historia de sus productos Las Marías ofrece visitas a la finca donde se cuenta la historia de la yerba mate, de la empresa y se llevan a cabo catas de los diferentes productos de la empresa. Un año después de la muerte de Víctor Navajas Centeno se fundó el Instituto Agrotécnico Víctor Navajas Centeno en Corrientes y cercano a la finca de Las Marías.

Acerca del autor: Armando Enríquez Vázquez (209 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *