Los dilemas de Meghan y Harry y su relación con la prensa

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter: @dianapat23
IG: @dianaalarcon23

Hace unos días Harry y Meghan, Duques de Sussex de Inglaterra le dieron la vuelta al mundo tras emitir un comunicado a través de su cuenta oficial de Instagram dando a conocer que dejarían de formar parte de la Familia Real y que iban a convertir en viles seres mortales renunciando a todo tipo de privilegios, y que hora ellos se iban a ganar con el sudor de su frente, el pan de cada día.

Las razones expuestas, sobre todo por las revistas del corazón fueron varias. Una de las principales es el querer que su hijo Archie viva en el ambiente “terrenal” lo más posible, que viva y crezca como un niño cualquiera (¿será eso posible de todos modos?), otra de ellas es el continuo hostigamiento de la prensa no solo hacia ellos, si no a todos los miembros de la familia, pero no es de ahora, es desde siempre, ¿qué eso no lo sabías ya Meghan?

Desde que se anunció el compromiso de Harry con Meghan Markle hace un par de años, es obvio que la prensa y sobre todo la inglesa, los haya perseguido de día y de noche por todos lados, incluso hasta dentro del baño. No nos sorprendamos de que en el mundo entero, la prensa por más “fifí” que sea, siempre va a ser morbosa, amarillista y va a querer tener en sus portadas o secciones del corazón, las noticias más escandalosas.

Así como Lady Di hace mas de tres décadas, Meghan Markle jamás imaginó lo que era formar parte de la realeza (bueno yo menos pero se nota a leguas que no es fácil) y que en palabras de su boca, el tratar o lidiar con la prensa inglesa era algo que jamás sospechó. Pero ahí es donde les digo, ¿quién les dijo que tratar con la prensa es fácil? Es un trabajo que requiere una estrategia y muchas Relaciones Públicas. Para empezar, a los tabloides ingleses y hasta a la misma Mary Berry (la que invitó a William y Kate a hacer unos pastelillos en Navidad) jamás han sido santo de la devoción.

Su origen, su color de piel, su matrimonio anterior y su visión occidental o un poco liberal, nunca fue bien vista ni por la Reina Elizabeth II (no nos hagamos) y mucho menos por la prensa. También ha tenido un poquito la culpa, siempre supo con quién se iba a casar, pero por más moderna que quisiera ser, debió haberse adaptado a los protocolos. Tan solo vimos que por sus pulgas decidieron dejar de ser “Royals”, cuando primero debieron haber pedido permiso a la abuela.

Muy distintas son las cosas con William & Kate, los Duques de Cambridge y futuros Reyes de Inglaterra, que desde hace muchos años (sobre todo Will), ha sido preparado para en un futuro ya no muy lejano, ocupar el puesto de su abuela. A Kate siempre la vemos perfecta, deslumbrante, contenta (aunque se diga que el mismo Will le ha puesto los cuernos), y esa imagen se la han dado los mismos medios, ya que ella “es de casa” y una figura completamente familiar desde hace muchos años.

Por otro lado, la posición de Harry es estar entre la espada y la pared, porque tal vez no quiere que vuelva a pasar lo mismo que le sucedió a su madre Lady Di, que por el acoso de la prensa murió en un trágico accidente en 1997 en París.

Hoy en día y por más que las redes sociales dominen nuestra vida y comuniquen antes que nadie (incluso que los medios), lo que sucede en el mundo, los medios de comunicación, periodistas, etc., siguen y seguirán teniendo un peso muy importante. Aún seguimos leyendo las opiniones de aquellos líderes, por ejemplo en el caso de Meghan, no la bajan de ser una copia fiel de Yoko Ono (quien a decir de muchos expertos, fue por gran parte de su influencia la culpable de la desintegración de los Beatles), a ambos no los bajan de irresponsables y hoy en día son un par de seres que le causa vergüenza al país del té y los scones.

A pesar de la crisis que afecta al sector de la comunicación no solo en México, el periódico que una persona lleva debajo del brazo indica mucho de la personalidad de la misma. Hablando de la prensa inglesa, no enfocará de la misma manera quien sea fiel al Daily Telegraph que quien adore The Independent. También, cuando se desea conocer un país, dicen que una de las mejores maneras es a través de sus noticias, de la lectura de sus diarios. En cada hoja y en cada línea de los diarios está el reflejo de su sociedad y de lo que está pasando, ver los periódicos de Inglaterra, conocer su contenido, leer sus líneas y sus noticias, darán un buen punto de vista de lo que es su sociedad y cultura. Créanme, ya teniendo en su país a la Familia Real más famosa del mundo, con eso ya llenaron todas sus páginas de inmediato.

La historia de la prensa inglesa es una continua lucha por la libertad de expresión. El modelo inglés en contraposición al modelo continental tiene características propias. Esta característica esencial de la libertad de prensa que es tradición en Inglaterra y el Reino Unido, han llevado a que en el país se haya desarrollado una interesante mezcla de medios impresos de circulación periódica, ahora con sus versiones digitales, en la que predominan los grandes medios nacionales sobre los regionales, llegando a un interesante número de 19 publicaciones diarias que cubren todo el país.

También debo decirles que son los precursores de la prensa amarillista, de esta que hablábamos unos párrafos arriba. Este término nació en 1895 durante la batalla periodística que protagonizaron dos periódicos norteamericanos. Con este término se criticó ese modo de hacer periodismo basado en magnificar acontecimientos para captar la atención del lector. Desde entonces se usa de manera genérica para definir esta prensa sensacionalista que busca el morbo, y exalta los sucesos a partir de titulares, fotografías y declaraciones escandalosas.

A la prensa inglesa se le ha tachado en multitud de ocasiones de amarillista. Hasta tal punto que existe un término específico para denominarla, «tabloide». Además del tamaño estas publicaciones presentan características particulares en su temáticas y uso de las imágenes. Ejemplo de estos es «The Sun», el periódico más leído en el Reino Unido, y su dominical «News of the World», «Daily Mirror», «Daily Express, medios que a veces insisten en meterse en la vida privada de los demás (y de la monarquía imagínense cuanto), por lo que a cada rato salen a pedir disculpas tras verse involucrados en problemas continuos.

Meghan ha sido el objetivo principal de muchos medios ingleses. Desde que se casó con Harry, comenzaron a surgir rumores acerca de su fuerte carácter, sus supuestos desencuentros con su cuñada, Kate Middleton, sus exigencias. También se dice que sus asistentes se le fueron de inmediato, que si sus gastos exagerados en outfits, su alimentación, su maternidad, que si la separación con los Duques de Cambridge por dividir agendas, etc. Esto para la opinión pública inmediatamente supuso la ruptura entre todos ellos y por eso a veces exageran las cosas (si no, aquí pregúntenle a TV Notas y sus demandas millonarias).

Por ende, cada paso que daba Meghan se seguía a detalle, y el hermetismo ante no comunicarle nada a la prensa, hizo que se irritaran aun más con ella. Entonces cada que hace algo bueno o malo, siempre será criticada, y se le ve cada vez más como una “extraña”. Todavía en nuestros días, la prensa inglesa, ruda, exigente no ha cambiado en nada y los culpan de todo lo que les pasa por hacer las cosas a su manera. Simplemente porque en Inglaterra nadie osa a contradecir las tradiciones reales y los protocolos establecidos.

Sumado a las opiniones de la prensa, a los ingleses no les gusta que los Duques de Sussex hagan su propio mundo. Ay Meghan, pero si ya sabías que hasta Isabel II iba a tener la custodia de Archie, eso se sabe desde un principio.

Claro, a Harry y Meghan parece no importarles y ante ellos ahora hay un Plan de Relaciones Públicas (armado o no), en apoyo a causas sociales. De todos modos yo veo ahí amor del bueno, Vamos a ver qué pasa en estos días. La idea de esta columna es el querer compartirles la influencia de la prensa que hoy en día aun existe en todo el mundo. Su opinión e influencia puede cambiarlo todo para bien o para mal.

¡Nos leemos en la próxima columna si Dios, la inspiración que esta semana anduvo muy “english y Royal”, pero sobre todo si mi editor que debe andar igual de curioso por saber que va a pasar en estos días en Inglaterra, me lo permiten!

Acerca del autor: Diana Alarcón (321 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *