Aprende a optimizar tus redes sociales

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter:
@dianapat23
IG: @dianaalarcon23

Millones de personas se conectan todos los días a las redes sociales. Ya no es posible ver un dispositivo móvil o una computadora sin acceso a Internet, todo en gran medida por las redes sociales. La mayoría busca tener contacto con amigos, familiares, para ver qué hace su pareja o para stalkear a su ex. Muchos también lo utilizan por trabajo, para que todos vean que hacemos o para buscar mejores oportunidades,  ¿pero cómo compaginar ambos usos?

Las redes sociales son una plataforma para compartir, interactuar y mantenerse en contacto con conocidos y desconocidos en nuestro país o en todo el planeta. Hoy en día muchos internautas confiesan que se sienten menos solos porque se entretienen viendo la vida de los demás. No olvidemos también que las redes son un escaparate de ego donde a veces no todo es como lo pintan, así que no se dejen engañar o se depriman, no existe la vida perfecta.

Nuestra privacidad en las redes sociales se ha evaporado como espuma. Lo que publicamos en Internet (bueno o malo) es ahora nuestra carta de presentación ante el resto del mundo, por eso antes de publicar algo piénsalo dos veces, porque capaz que tienes como amigos, contactos a seguidores desde tus padres, tu ex, tu abuela y tu jefe.

Les apuesto a que más de un empleado ha perdido su chamba por sus opiniones hacia su trabajo, millones de parejas han tronado por alguna infidelidad o mentira (dicen que todo sale a la luz, y ahora las redes sociales te ayudan a que esto se cumpla más fácilmente), tratar temas de política, religión con poco tacto, ponen en peligro nuestra imagen. Ahora imagínense el trabajo de los community managers, cuánto conocimiento, sentido común deben de tener. Es una responsabilidad enorme.

A la hora de abrir nuestras cuentas, debemos platearnos cuál va a ser el uso que vamos a darles y su objetivo. Si vas a usar tu perfil personal para hablar de tu vida y de tu trabajo, debes estar consciente de los contactos que tienes y evitarte muchas opiniones, sobre todo si no estas de acuerdo en algo, eso déjalo para el café con tus amigos más cercanos.

Gestiona tus distintas redes para utilizarlas para lo que son. Por ejemplo, en Facebook publica fotos con tus amigos, frases chistosas, de apoyo, etc. LinkedIn úsalo para hacer networking de contactos laborales; en Twitter plantéate la posibilidad de hablar del vecino que no limpia las popós de su perrito cuando lo saca a pasear, del clima, el tráfico o del mal servicio que brinda Banco Santander, pero no abuses. En Instagram, la red social más utilizada por excelencia en estos tiempos, publica tus fotos, paseos, historias divertidas, etc. Una vez que dividas tus temas dependiendo de la red social, generar contenidos será mucho más fácil.

Muchas personas han optado también por duplicar sus perfiles, ¿pero qué flojera no? Eso de estar cambiando de cuentas y variar el tono…ufff (aunque si es anónimo de pronto sirven para espiar a tu ex). Si te decides a hacerlo, utiliza uno para tus cuestiones personales, y el otro puede ser el intenso y problemático.

Algunas otras cuestiones como no discutir públicamente, quejarse de los hombres o de las mujeres, pedir favores o recomendaciones a diestra y siniestra, presumir son control, publicar tus desayunos (más si son chilaquiles en unicel), a menos que sea una foto hermosa y algo interesante qué decir, pues vas. Hacer actualizaciones constantes así de que estas en la lavandería, paseando el perro, luego en el café o en casa de tu abue, es de espanto.

Publicar tus fiestas en donde le estás entrando al trago con singular alegría, podría dañar tu reputación. Si vas a publicar fotos de niños, que sean los tuyos o pide permiso a sus papás para hacerlo. Y como regla general, una adecuada gestión de la privacidad y una pizca de sentido común, nos van a permitir ser “nosotros mismos”, sin dañar nuestro “personal branding”.

Para nosotros los publirrelacionistas, manejar las redes sociales con contenido adecuado es uno de nuestros principales deberes. Bajita la mano, si usamos Facebook podemos publicar dónde estamos, qué clientes o amigos tenemos, con quién trabajamos ahora, etc. Uno nunca sabe quién nos está viendo y capaz que se les antoja contratarnos por nuestra buena imagen.

Acerca del autor: Diana Alarcón (321 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *