La crisis de las empresas durante el coronavirus

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter:
@dianapat23

No nos cabe la menor duda de que el coronavirus además de tenernos a muchos encerrados desde hace varios días en nuestras casas haciendo cuarentena, tal vez rompiendo las fotos de los exes, pensando en si primero fue el huevo o la gallina, viendo si en realidad los sartenes rechinan de limpios o pasar todo el día deshojando margaritas, ha afectado nuestras vidas en muchos sentidos y ha afectado a la economía de México y el mundo en cifras alarmantes.

Muchas empresas se han tenido que reinventar (incluso nosotros mismos analizando nuestras vidas). Por ejemplo, las más activas son los restaurantes o las que se dedican a la industria alimentaria, y así poder hacer envíos a las personas que están en sus casas en etapa de aislamiento, ya sea por ser portadores del virus, o por cuidarse y cuidar a los demás.

Como ahora vemos las noticias y las redes sociales más que nunca, los que nos dedicamos a la comunicación nos hemos dado cuenta de que muchas empresas no están preparadas ante una crisis como la que estamos viviendo actualmente, máxime porque vivimos aun en la incertidumbre de no saber qué va a pasar y cuánto tiempo pueda durar. Créanme que he estado tentada en ser una mejor persona ahora que ya pueda salir a la luz y a las calles con entera confianza.

La semana pasada Grupo Alsea, gigante operador de marcas de comida, entre las que destacan Vips, Domino’s Pizza, Chilli’s, Buger King, Starbucks y muchas otras más, dio a conocer que anunció a sus miles de empleados que dada la situación del coronavirus, reducirán la cantidad de puestos, lo cual no implica un despido, más bien 30 días libres (se supone que en lo que termina la cuarentena) y voluntarios, pero sin goce de sueldo. Esta medida tiene como intención, reducir lo más que se pueda los gastos del día a día (porque obviamente la afluencia física de clientes y comensales ha bajado), lo cual implica también la suspensión de contratos con proveedores y un recorte en la inversión de mercadotecnia y publicidad, ¿ven? Las empresas son lo primero que cortan y eso está muy mal, ¿quién va a comunicar lo que vaya pasando y sobre todo de la mejor manera? Bueno, cosa que no ha sucedido. Ah, y también van a detener la apertura de nuevos restaurantes y la remodelación de algunos otros.

Además de sus cifras, adquisiciones y nuevas aperturas, Grupo Alsea siempre ha comunicado sus valores y sus acciones de Responsabilidad Social, pero no cabe duda de que durante una crisis se ve lo mejor pero también lo peor de las empresas. Ante esta época de pánico y de incertidumbre, tanto los empleados de una empresa y los consumidores buscamos cierta esperanza, apapacho y mucha pero mucha empatía.

Cuántos en estos momentos no nos sentimos vacíos, ociosos y con ganas de hacer tantas cosas allá afuera. Este tiempo en casa que desafortunadamente no todo mundo puede darse porque no todo mundo puede dejar de trabajar, debe ser un momento de análisis, de nuevos planes, estrategias, de renovación y de nueva estructura (hasta de clóset).

Hoy vemos a la Alsea multimillonaria que no ha sabido poner un buen ejemplo de compromiso para sus empleados, lo que la dejará muy mal vista por un buen lapso de tiempo. Este monstruo empresarial tiene los medios para levantar restaurantes de la noche a la mañana, no entiendo cómo no poder mantener la nómina de su capital humano durante un mes, si tan solo ante sus inversionistas ha reportado que en el 2019 tuvo una utilidad neta de 2 mil 511 millones de pesos, lanita hecha por las ventas de sus empleados por ofrecer pizzas y café de 60 pesos.

Un día antes de avisar a sus trabajadores que lo iban a dejar sin sueldo durante un mes y que mejor se fueran a sonar la nariz y a lavar las manos a su casa, la operadora se gastó mas de 27 millones en recomprar acciones, solo para inflar su valor, dinero que pudieron haber utilizado para cumplir con sus obligaciones como empleador, pagarle a sus colaboradores durante esta dura crisis y así evitarles ansiedad ante el futuro.

Las empresas deben entender que las personas no son números de Excel y que sí se mantienen en un actitud positiva, todo se recuperará.

Actualmente vemos a Alsea con medidas de contingencia que distan mucho de mostrarse como una empresa socialmente responsable, bueno ya lo sabíamos incluso desde antes de que la conferencista Ophelia Pastrana se quejara de la falta de tacto y de valores de los empleados de Starbucks, al no respetarla como mujer transexual, hace unos meses dentro de una se sus sucursales. Ahí es donde claramente vemos varias cosas: que su misión, visión y valores solo son de “dientes para afuera” y que la mayoría de su personal no tiene actitud de servicio, mucho tiene que ver lo mal pagados que están.

Hasta este momento no sé si su departamento de comunicación haya pensado que soltar esta noticia fuera “una gran idea”, pensando en que estaban motivando a sus trabajadores y quedando bien con la sociedad y medios de comunicación dándoles “vacaciones voluntarias” a sus trabajadores y que dentro de un mes que regresaran, aun tendrían trabajo ahí mismo. Hasta el día de hoy no hemos visto algún pronunciamiento favorecedor para su personal y solo se han ganado una enorme campaña de desprestigio y boicot para que nadie compre sus productos, por lo menos durante seis meses.

Hemos visto a much@s PYMES armando sus estrategias para mantenerse a flote y sobre todo para mantener y apoyar a su personal, ¿por qué Alsea no podría aportar una? Hemos consumido demasiado producto de Alsea por muchos años, como para que un mes no puedan dar la cara por sus empleados.

No cabe duda de que muchas de las grandes corporaciones no conocen las palabras solidaridad, responsabilidad social y sobre todo sensibilidad. Para ellos vemos que todo es un negocio aun en tiempos difíciles. De pronto, hay que saber devolver por lo menos un poco a la sociedad que les ha dado a ganar sumas millonarias. El capital humano es lo más importante para una empresa. Ya me enojé, ya me voy a tomar mi café Garat.

Nos leemos en la próxima columna si Dios, la inspiración, pero sobre todo si el coronavirus nos lo permite.

Acerca del autor: Diana Alarcón (326 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *