Arte, química y color: la historia de Winsor & Newton

Por Armando Enríquez V.
Twitter: @cernicalo

Esta es una marca líder en su nicho gracias a sus innovaciones y propuestas que facilitaron a los artistas llevar sus caballetes fuera de las cuatro paredes del estudio. Hablamos de la marca Winsor & Newton.

Fueron el talento, los conocimientos y destrezas de dos hombres los que dieron vida a esta empresa con más de ciento ochenta y cinco años de existencia. Henry Newton era un aspirante a pintor, mientras que William Winsor era un químico, ambos se relacionaban y conocían a artistas y hombres aficionados a la pintura. Entre ambos idearon un negocio para producir materiales para artistas, el cual fundaron en 1832 en el número 38 de la calle de Rathborne en Londres.

La empresa fue nombrada de manera casi lógica con los apellidos de sus fundadores: Winsor & Newton y casi inmediatamente la marca fue conocida por los más importantes artistas ingleses, convirtiéndose en una de las líderes en el ramo gracias a las diferentes innovaciones creadas por la marca.

En 1835, la marca lanzó las primeras acuarelas húmedas con base en glicerina, entre los entusiastas clientes y conocidos de Winsor y Newton estaba el pintor y acuarelista J.M.W. Turner a quien la presentación de las nuevas acuarelas le pareció sensacional pues permitían estar en exteriores por más tiempo. Además, tenían grandes ventajas en contra de las antiguas pastillas de pigmentos.

Casi de inmediato se presentó un nuevo reto para Winsor & Newton: ¿cómo crear nuevas formas de llevar pinturas óleo, sin que estas se secaran? En Estados Unidos un pintor de nombre John Goffe Rand había ideado poner su pintura en tubos, realmente era en jeringas, pero fue William Winsor el que patentó el tubo de vidrio para almacenar las pinturas en 1840, años más tarde la empresa patentó la tapa de rosca para un tubo metálico lo se convirtió en la forma más habitual, hasta la fecha para empacar pinturas de óleo y algunos tipos de acuarelas, a los largo de los años

Winsor & Newton ha mejorado e innovado en el diseño de los tubos . Otra innovación de la marca surgió como una orden la reina Victoria. En 1841 gracias a la gran calidad de sus artículos la reina otorgó a la marca la distinción de proveedor de la corona, distinción que hasta la fecha ostenta.

La reina encargó a la marca pinceles y en respuesta surgió una serie de finos pinceles para acuarelas conocidos como la serie 7, Winsor & Newton presentó a la reina los más finos pinceles hechos con marfil, plata y pelo de marta cibelina. Esta línea de pinceles se continúa produciendo y es uno de los favoritos de los artistas gráficos, pero el cuerpo del pincel ya no se manufactura con plata o marfil.

Winsor murió en 1865, la parte de la sociedad que le correspondía fue heredada por su hijo Benyon. En 1879, Newton compró sus acciones al heredero y vendió la empresa a una compañía que se formó por diferentes inversionistas, miembros de las familias fundadoras y que se llamó Winsor & Newton Ltd. Henry Newton murió en 1882.

En los años de 1937 y 1938 las instalaciones de Winsor & Newton fueron cambiadas al oeste de la Ciudad de Londres, fortuitamente este hecho salvó a la empresa y todos sus archivos de ser destruidos cuando años después las bombas alemanas destruyeron Rathborne, la calle donde originalmente se encontraba la empresa. Fue ese mismo año, 1937, cuando Winsor & Newton presentó en el mercado sus nuevas acuarelas opacas para diseñadores.

Durante la II Guerra Mundial, la producción en Winsor & Newton se mantuvo y la mayor parte de ella estaba destinada al departamento de mapas de la Real Fuerza Aérea Británica. Al finalizar la guerra, se abrió una fábrica para pinceles en la comunidad costera de Lowestoft.

En 1973, la marca encargó al diseñador Michael Peters el diseño de los empaques para sus tintas. El diseño innovador y elegante le consiguió a Winsor & Newton y a Peters el premio D.A.D.A de plata y hasta la fecha es uno de los referentes del diseño en el mundo. Cada uno de los empaques fue diseñado por un artista diferente y las cajas de los diferentes colores de las tintas así lo muestran.

Las innovaciones no se han limitado al empaque. En 1976 puso a la venta una pintura de aceite de secado rápido y en 1992 tras comprar la patente introdujo al mercado barras sólidas de óleos.

Los últimos descendientes de Henry Newton trabajaron en la empresa en la década de los años setenta del siglo pasado y en la que Winsor & Newton desarrolló su primera línea de pinturas acrílicas para las nuevas generaciones de artistas. Hoy la empresa pertenece a un grupo dedicado a productos para artistas llamado ColArt que es dueño también de Liquitex, líder mundial en pinturas acrílicas, y Conté À Paris, marca de lápices de color, crayolas y pasteles.

En 2012, Winsor & Newton abrió una galería en sus oficinas centrales en Londres, donde se promueve el trabajo de nuevos talentos. La galería tomo el nombre Grifo, como el grifo emblema de la marca. Ese año para celebrar el jubileo de Isabel II de Inglaterra se produjo una tinta especial.

En su sitio de internet, Winsor & Newton presume a estos cinco grandes artistas como creadores que la utilizaron como su marca favorita:
-Edvard Munch (1863-1944), autor de pinturas como El grito.
-L.S. Lowry (1887-1976) quien se especializó en escenas urbanas del barrio de Pendlebury, en la ciudad inglesa de Strafford y quien a lo largo de su vida solamente utilizó únicamente cinco colores diferentes de Winson & Newton para su obra.


-Josef Albers (1886-1976), miembro del Bauhaus
-Piet Modrian (1872-1944)
-Y por supuesto, el ya citado, J.M.W Turner (1775-1851).

Acerca del autor: Armando Enríquez Vázquez (228 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *