Hugo López-Gatell ¿funcionario, vocero o rockstar?

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter: @dianapat23

En las últimas semanas uno de los personajes con los que más nos hemos familiarizado es Hugo López-Gatell, actual Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud y vocero oficial del Covid-19 en México.

Médico cirujano, especialista en medicina interna, maestro en Ciencias Médicas y doctor en Epidemiología, Hugo López-Gatell Ramírez, comenzó su cargo actual a inicios del sexenio de AMLO. No sí si sean las horas de encierro por la cuarentena, pero además de que much@s ya mueren por él, hablan de que si está mega guapo, quieren un hijo de él, ya hasta tiene una gran colección de stickers, memes y una larga lista de publicaciones hablando de su vida “antes de ser famoso” por culpa de la pandemia.

Este amor desmedido que le ha dado un puesto de vocero, político y hasta rockstar ha sido por varias razones más (además del encierro): es quien está a cargo de las conferencias de prensa de las tardes donde él junto con especialistas y/o representantes del gobierno nos actualizan y nos dan las últimas noticias generadas al respecto.

Es obvio que ni López-Gatell, ni AMLO y ningún gobernante del mundo esperaba vivir y tratar de sobrellevar una situación como estas y tener al mundo encima de ellos. El coronavirus además de dejar salir a tomar aire a muchas especies animales incluso en extinción, nos ha enseñado a vivir de una nueva forma (tal vez solo temporalmente) y a recapitular mucho de nuestras vidas, espero que eso sí se nos haga permanente.

Con las medidas de prevención que en México se han tomado hasta ahora, de sobra sabemos que no estábamos preparados ni en el sector salud, ni empresarial y mentalmente. Much@s pensaban que esto solo podría formar parte de una película de ciencia ficción, de esas de Steven Spielberg. Todo eso le ha valido sobre todo a Mr. López-Gatell una serie de cuestionamientos acerca de la labor del gobierno y las medidas que se están tomando hasta ahora, y donde vemos que ha tenido que entrarle al quite a algunas cuestiones políticas.

Lo que sí es un hecho es ni el pobre López-Gatell ni nadie en el gobierno de México (y del mundo) se imaginó que iba a cargar a cuestas una pandemia que no solo ha causado miles de muertes, ha provocado un cambio revolucionario en la vida y la economía de prácticamente todos. Que si tal vez sea por algunos meses, sabemos que no seremos los mismos

Con la crisis actual nos ha quedado claro que la gestión de una emergencia sanitaria no solo es un asunto de doctores, también es meramente político, ya que se involucran la economía y la sociedad. El vocero es un personaje que desde el panorama político tiene la obligación de responder a los medios de comunicación todo tipo de preguntas.

En términos generales, hoy vemos muchas situaciones en las que una organización tiene voceros oficiales. Con esto no quiero decir que ya teniendo un vocero todo vaya a funcionar de maravilla. Este personaje debe cumplir ciertos deberes y tener varias características para llevar el mensaje adecuado a las audiencias.

Para muchos ser vocero se da de forma natural, otros han sido preparados para serlo y muchos otros definitivamente aunque sean presidentes de un país y declaren cosas como por ejemplo que “el coronavirus es lo mejor que le pudo haber pasado a México”, no están en condiciones para ser portavoces.

No deberíamos olvidar que un vocero es la voz pública de la estrategia de comunicación. Incluso si tenemos un vocero excelente, les puedo asegurar que no importa tanto que no tengamos la estrategia del siglo, teniendo un buenazo, ya con eso la armamos (cosa que sucede muy poco).

Las características que un vocero debe tener son muchas, lo principal es dominar todo lo que tiene que ver con su empresa, que su trabajo le guste, comunicar tranquilidad, ser amable, estar preparado para todo tipo de preguntas, tener carácter, conocer sus fortalezas y debilidades (keep calm), saber qué onda con su competencia, tener cultura (por lo menos saber quién era Borges y cómo se escribe, tener un gran desempeño ante los medios de comunicación, en las ruedas de prensa no solo contestar preguntas, también comunicar mensajes, ser observador y analizar el campo de acción, actualizarse con media trainings, sobre todo esos que contengan preguntas riesgosas, corregir de inmediato al periodista por si está malinterpretando las palabras, no tomárselo personal y no discutir con los medios, ser puntales, no mentir (ya parecen los mandamientos de la ley de Dios esto), y saber darle la vuelta de modo positivo a una entrevista cuando se vuelva hostil.

Lo que sí es que su misión que lleva a cuestas es el continuar dando mensajes precisos sobre el estatus del coronavirus en México, pero sobre todo una comunicación enfocada y sin cansancio a mantener las medidas de higiene y cuidados adecuados, además de salir de casa lo menos posible. También entre sus deberes tiene la responsabilidad de transmitir confianza y tranquilidad a toda la población. Les aseguro que si logra desempeñar sus funciones de la mejor manera, su reputación personal y laboral se irán por los cielos, ya que si le suman que el crush de México, le mandaremos poner un altar en la Basílica de Guadalupe.

En muy poco tiempo, López-Gatell se ha convertido además del crush de much@s y en el hombre multitask de moda, además de seguramente la nueva inspiración para futuro super héroe de Marvel (si todo sale bien y prontito). Tal vez ya solo por su “guapura”, su número de seguidores en sus redes sociales se haya ido ya hasta las nubes. No los culpo, necesitamos llenarnos de algo más que de coronavirus y malas noticias.

¡Nos leemos en la próxima columna si Dios, la inspiración, el coronavirus, y claro, si mi editor que ya anda queriendo patentar su máscara anti-covid19 me lo permiten!

Acerca del autor: Diana Alarcón (336 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *