Rappi, la historia de la marca que nació en Bogotá para toda Latinoamérica

Por Armando Enríquez V.
Twitter: @cernicalo

Esta empresa de origen colombiano puede estar viviendo días de gloria gracias al sistema que ideó para la entrega de bienes de consumo desde 2015. Aquí les contamos la historia de Rappi.

En los últimos años nos hemos habituado a hacer pedidos de todo tipo a diferentes compañías dedicadas a dar este servicio, donde sin lugar a duda uno de los más utilizados es Rappi. Hemos aprendido a reconocer el logotipo del bigote que, de acuerdo con el blog de la marca, es una representación de los antiguos tenderos de barrio colombianos que, de manera cortés, con un servicio personalizado y atendían y se relacionaban con la clientela. Hoy nos vamos habituando a los ciclistas o moteros que van con su enorme backpack anaranjado de la marca creando puentes sociales como imagina el fundador de la marca. El slogan de la marca es: Corremos por ti.

Bajo esta sencilla idea de llevar al tendero de barrio a los tiempos modernos de las aplicaciones fue como en 2015 nació Rappi en Bogotá. Los empresarios colombianos que idearon este negocio son Simón Borrero que estudió administración y negocios, Sebastián Mejía, que estudió negocios y Felipe Villamarín, economista, los tres menores de 37 años a la fecha y quienes son dueños de una de las empresas más cotizadas en su sector a nivel mundial y una de las diez más importantes aplicaciones de origen latinoamericano y la primera de origen colombiano.

Una de las principales acciones que llevó al éxito de Rappi fue entender las necesidades de los usuarios sobre la percepción de los fundadores acerca del modelo de negocio y esto se dio de manera casual, de acuerdo con Simón Borrero se incluyó en la aplicación una ventana de observaciones y sugerencias, de esta forma y con la atención de los socios se detectaron nuevas oportunidades de negocio, pues los clientes no sólo se centraban en el servicio de alimentos y productos de mercados, si no pedían acciones que no habían sido consideradas por los creadores como pagar servicios del usuario.

La labor de brega de Borrero, Mejía y Villamarín fue convencer tanto al consumidor como al tendero o restaurantero de las ventajas que para ambos ofrece el servicio, En un principio Borrero y socios tocaron las puertas de los vecinos donde inició Rappi y por entrar a la aplicación les regalaban una dona. Los repartidores que son conocidos como rappitenderos, fueron también cambiando y la selección conforme a las opiniones de los usuarios fue haciendo que se crearan diferentes grupos de repartidores con experiencia y conocimientos en las diferentes categorías de consumibles que se pueden adquirir a través de Rappi.

Rappi ofrece servicios de farmacia, de entrega de efectivo, incluso los rappitenderos pueden trabajar por hora para ti y llevar a pasear a tu perro, hacer la fila para comprarte boletos de algún espectáculo o concierto, hacer tus pagos de servicios, etc.,

Otro de los aciertos de la empresa fue el ser una de las primeras aplicaciones que permitía al usuario el pago en efectivo, lo que amplió de manera importante el espectro de usuarios con acceso a la misma.

Borrero había creado otras dos empresas virtuales antes de Rappi; una agencia de modelos y otra dedicada a facilitar la experiencia de compra online de las personas en los sitios de los supermercados llamada Grability, que fue un éxito y fue la precursora de Rappi. Con Grability, Borrero y sus socios conocieron el modelo de negocio de los supermercados lo que los ayudó a desarrollar no sólo Rappi, si no que les dio los contactos internacionales que han hecho a Rappi una marca latinoamericana.

Rappi fue la aplicación en alcanzar de manera más rápida los 200 mil usuarios, algo que hizo que los principales inversionistas de tecnología en Estados Unidos voltearan a verlos y financiaran a la empresa. Actualmente opera en su natal Colombia, México, Brasil, Argentina, Chile, Uruguay y Perú y contaba el año pasado con más de cien mil rappitenderos en total en esos países. En México, Rappi opera en ocho ciudades: CDMX aunadas las zonas metropolitanas de Santa Fé y Satélite, Monterrey, Guadalajara, Querétaro, Puebla, Mérida.

Así es la historia de esta empresa que en agosto de este año habrá de cumplir 5 años, que hoy puede resolver infinidad de situaciones de los millones que estamos en cuarentena en las principales ciudades de América Latina. A mediados de marzo la empresa anunció comida gratis a medio millón de profesionales de la salud que forman la primera línea en contra del COVID-19 en Colombia.

Acerca del autor: Armando Enríquez Vázquez (228 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *