Acciones de Responsabilidad Social durante el Covid-19

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter: @dianapat23

Durante la cuarentena, lo que tiene que entrar de lleno son las acciones de Responsabilidad Social. Hoy comienza en México “la nueva normalidad”, donde algunos sectores de la industria comenzarán a operar, hasta dentro de un par de meses devolvernos un poco de nuestra vida anterior, donde podíamos entre otras cosas ir a comer a un restaurante, tocar a las personas o ir al cine.

Hoy en nuestro pico de contagios, -porque esto aun no termina-las empresas, marcas, organizaciones y hasta particulares continúan haciendo frente a la emergencia sanitaria provocada por el Covid-19, sí como las consecuencias sociales y económicas derivadas de esta crisis. La mayoría de ellas han trabajado para apoyar a los centros hospitalarios con material sanitario, cambiar sus cadenas de producción y su core de negocio (cervezas por gel antibacterial), productos y servicios para colectivos, donaciones de alimentos, etc. El único objetivo es bajarle un poquito al drama que vivimos en todos los niveles. Este es el momento de poner a prueba las acciones de Responsabilidad Social.

Muchas empresas llevan a cabo acciones diarias de ayuda, que ahora con esta pandemia además de ser más agradecidas que nunca, dejarán una huella que durará por muchos años en la mente de sus consumidores. La crisis que vivimos, además de dejarnos ver más a profundidad las necesidades y el panorama del sector salud ante estas emergencias, nos ha hecho voltear a ver otros grupos vulnerables, que con o sin coronavirus, siempre han necesitado y necesitarán ayuda.

Es que las acciones de Responsabilidad Social son de vital importancia en momentos de emergencia, sobre todo cuando está consolidada, porque permite obtener recursos y complementar las necesidades, que de otro modo difícilmente podrían cubrirse. Aquí no solo hablamos de donaciones económicas o en especie, también el voluntariado es de vital importancia.

Les voy a contar: hace unos días conocí la campaña Cocinando México, creada por el Director de la agencia de Relaciones Públicas LoveBrand, Abelardo Marcondes , derivada de esta contingencia, la cual se ha extendido a varias ciudades del país con un gran éxito.

Todo comenzó el 20 de abril en la Ciudad de México durante un paseo en bicicleta al Centro Histórico, donde se dio cuenta de la enorme cantidad de personas sin hogar, y que estaban desprotegidos en las calles vacías. Al ver esta situación, le propuso a un par de amigos, cocinar para 10 personas cada uno. Este movimiento que busca hacer conciencia de que en nuestras manos se encuentra el poder a ayudar a alguien fue creciendo, abarcando ahora varias regiones en donde en cada una ya hay un líder organizador. A la fecha entregan 4 mil comidas en todo el país. Con el apoyo de voluntarios que cocinan desde sus casas, preparan y llevan esperanza a las personas necesitadas a través de mensajes coloridos y positivos en los empaques que se les hacen llegar semanalmente.

Esta exitosa iniciativa es un claro ejemplo de que con la ayuda del voluntariado es posible llegar a más corazones. Es que no sólo se trata de donar dinero para llegar a obtener GRANDES sumas para organizaciones, que muchas veces no sabemos si van a llegar. Lo padre es también poder ver a dónde van nuestras aportaciones y hasta llorar un poquito por nuestras buenas acciones y de asegurar que estamos dando el máximo, con la máxima responsabilidad. Hacerlo con gusto es lo mejor. México ha demostrado que ante catástrofes es un país solidario y el coronavirus no es la excepción.

Durante esta crisis sanitaria hemos visto el nacimiento de nuevos negocios, organizaciones, movimientos, fundaciones, que seguramente se van a quedar para siempre. Ya agarrándole el gusto a esto, es prácticamente imposible dejar de hacer el bien. La sociedad en general y las empresas como parte de ella están mostrando su lado más solidario haciendo un esfuerzo sin precedentes, motivo por el cual nos debemos de sentir muy orgullosos en México.

Para las empresas, situaciones como el Covid-19 provocan que salgan a la luz su verdadera esencia y utilidad para la sociedad, demostrando que es vital e imprescindible para avanzar hacia un futuro más justo e igualitario.

Hoy más que nunca se pone en manifiesto la necesidad de que las compañías tengan un propósito social, donde además tenga permanentemente la preservación de medio ambiente. Esta crisis sin duda nos ha enseñado que no hay enemigo pequeño, y que él mismo puede peligrar en toda la cadena social y económica que ya se ha construido. Imaginen ahora el futuro próximo, ¿cuánto tiempo nos va a llevar el levantar la economía? De hoy en adelante los negocios se tienen que manejar de manera responsable, sostenible y tendrán que tener su “guardadito” para sobrevivir ante imprevistos y demás.

¡Nos leemos en la próxima columna si Dios, la inspiración, el Covid-19, pero sobre todo si mi editor que a estas horas debe estar pensando a qué organización apoyar, o donde cortarse el pelo, me lo permiten!

Acerca del autor: Diana Alarcón (341 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *