La comunidad LGBT en los negocios

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter: @dianapat23

Además de ser el sexto mes del año, junio se ha convertido en el “mes del orgullo LGBT”. Este mes marca una época en la que se celebra la identidad con un sinfín de celebraciones, desfiles, iniciativas educativas y hasta lanzamiento de productos muchos de edición especial por parte de las empresas.

Cada vez más somos testigos de una apertura que se da cada vez más en muchos ámbitos. Lo vemos con más frecuencia en el lado artístico, social y cultural, pero, ¿desde el lado empresarial qué sucede?

Hace unos días la Revista Diversa de Perú, llevó a cabo una entrevista en vivo a través de sus redes sociales con Eladio González, editor general de la revista Expansión. Eladio, un editor al que veo muy activo, proactivo (mega ultra guapísimo y aterrizado), muy cercano a las personas y de las empresas, dio a conocer justo en este mes, el listado de los 41+1 ejecutivos LGBT más influyentes en México.

Desde hace muchos años, la revista Expansión ha captado la importancia que tiene el dar a conocer a la comunidad LGBT y a su comunidad desde el entorno de los negocios. Hoy en día, las compañías que son más inclusivas son más competitivas. En esta edición que ha sido un trabajo en conjunto con Adil y Love4All, han puesto a la mesa el tema en la agenda de los negocios, siendo ya una edición que promete muchas más para los siguientes años, ya que por obvias razones ha despertado mucho interés.

Desde el mes de diciembre, cuando se dio a conocer la edición 2020, se recibieron desde distintas parte del país y obviamente de la CDMX, más de 170 inscripciones de los posibles candidatos para formar parte de este listado que este mes ya se ha publicado. Este incluye a CEO’s, emprendedores, hombres y mujeres, quienes son ejemplo de superación y de barreras.

Los 41+1 surge para honrar la valentía de los que tienen el coraje de mostrar quiénes son en realidad, desde sus trabajos, son una guía, una inspiración, los nuevos líderes de opinión al desempeñar altos mandos ejecutivos.

No sé ustedes, pero cada vez hay más empresas que muestran su apoyo a la comunidad LGBT. Para ser sinceros, muchas veces no sabemos si esto solo lo utilizan para “subirse al tren”, o si en realidad lo hacen de corazón. Lo que es un hecho es que esta muestra de solidaridad (así como muchos otros movimientos), deberían de mostrarse todos los días del año.

La primer compañía que salió a la calle a marchar en la CDMX fue American Express hace 10 años. Desde entonces se ha posicionado como un referente y punta de lanza para que otras empresas se sumen al movimiento y a la marcha (que este año sabemos que fue virtual por culpa del Covid-19. Ay Covid-19, me hiciste comprar una agenda, misma que no he usado).

Cuando AMEX decidió ir a marchar, se plantearon el que dirán sus clientes o aliados estratégicos. Obvioooo ya tenían todas las respuestas preparadas (gracias a su departamento de Relaciones Públicas) y entrenamientos previos a sus voceros.

Tan es así que las marchas saben que este mes es muy exitoso para sus campañas de marketing, que tan solo el año pasado vimos en el desfile de Paseo de la Reforma a más de 120. Esto refleja que el tema de la inclusión en los negocios en México va muy avanzado, aunque aún pecamos de conservadores, sobre todo las empresas mexicanas, las familiares y las PyMEs. Las multinacionales, son las que van poniendo el ejemplo hasta el momento.

De cualquier modo, muchas son las marcas que entienden y saben aprovechar este momento de visibilidad. Lo que sí, es que esto no garantiza que sea una empresa inclusiva del todo. Habría que fijarse como son dentro de la empresa o qué otro tipo de actividades llevan a cabo a lo largo del año, y no sólo hacia la comunidad LGBT. Algunas lo hacen por copiar el modelo de inclusión de otras marcas y definitivamente hay otras que ni tocar el tema quieren (estas PyMEs y familiares que les contaba aquí arribita).

No podemos dejar de decir que todavía hoy en el 2020, formar parte de la comunidad LGBT sigue siendo es una de las principales causas de discriminación en México, eso hace que gran parte de la comunidad no hable de su orientación sexual en el entorno de trabajo. El miedo a ser estigmatizado o a tener menos oportunidades son razones muy poderosas para no querer “salir del clóset”. Vivir así tiene una repercusión a nivel de productividad, creatividad, sociabilización y sobre todo de compromiso y resultados con su empresa.

En cuanto a las mujeres que forman parte de la comunidad, llevan doble carga. Ser mujer, sufrir de sueldos y puestos laborales menores a los de hombres (sean de la comunidad que sean) y discriminación, por el simple hecho de ser mujer, las hace ser el Pípila moderno.

Para tener una mejor armonía y mostrar su verdadero apoyo, las empresas deben ser claras con su capital humano desde un principio en cuanto a sus políticas de inclusión.

Las que no las tienen, pierden cada vez más competitividad y credibilidad. La inclusión es un valor para los negocios, temas recurrentes en la revista Expansión. Ser inclusivo tiene que formar parte de la cultura de la empresa y tiene que permear en todos los aspectos de la misma. Es una decisión de negocios que debe comenzar desde la cabeza de la empresa porque son quienes tienen el poder de decisión e impulso de los valores.

¡Nos leemos en la próxima columna si Dios, la inspiración, pero sobre todo si mi editor que a esta hora debe seguir viendo la repetición del Pride2020 en Youtube, me lo permiten!

Acerca del autor: Diana Alarcón (341 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *