Los retos de las Relaciones Públicas para lo que resta del 2020

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter: @dianapat23

Empezamos agosto, el octavo mes del año. Por la pandemia causada por el Covid-19 (sí, seguiremos hablando de tema por mucho tiempo más), parecería que nos quedamos estáticos y muchos aún pensamos que nos quedamos varados en marzo o que seguimos viviendo dentro de un sueño (pero de esos que les dicen irreales o pesadillas).

Ya no falta tanto para que (thank God) termine el año y con ello, podamos darnos por lo menos un reset mental y pensar en los nuevos ciclos. A estas alturas, el año pasado, los que nos dedicamos a la comunicación, ya estábamos pensando que íbamos a planear para el siguiente año, pedir presupuestos, pintar calaveras de Día de Muertos y hasta pensando que pan de muerto (valga la redundancia) nos íbamos a animar a probar, si vegano, con carbón (uno que descubrí en redes el otro día- ya mejor llevame Diosito-), o hasta ir pensando en la lista de actividades, acciones y lanzamientos navideños.

Este año todo se nos vino abajo (si, hasta las ganas de que tal vez ese ex nos buscara por culpa del che-corona) y lo único que hemos hecho desde el mes de marzo es contener a nuestras empresas, ahorrar recursos (bueno, eso siempre pero aún mas), rezarle a Dios todos los días para pedirle o agradecerle por el trabajo que aún tenemos, ahorrar dinero, pero sobre todo contener, con esto me refiero a estirar la comunicación lo más que se pueda y hablar de las buenas acciones de nuestras marcas (como siempre)

Pero, ¿qué sigue en comunicación y marketing a partir de ahora con un año tan destruido? Sin duda hoy más que nunca, el mundo digital la ha estado “rompiendo” y nos ha enseñado una forma de vida que ha llegado para quedarse. Hasta los que más se resistían a esto, ahora se han animado a hacer sus primeras compras en Amazon, celebrar sus cumples por zoom, pedir el super por Cornershop aunque se tarde dos días, y hasta hacer del home office un nuevo estilo de vida.

Desde que comenzó el confinamiento, el tráfico a los sitios web han aumentado un 27%. Esto porque la gente no se la pasa navegando así como así. Ahora las marca ofrecen experiencias digitales como visitas a museos, conciertos en vivo, webinars y hasta catas de vino. Esto ha generado el nacimiento de nuevas empresas, otro tipo de modus vivendi para las que ya existían, y la reinvención de muchas otras. Hoy más que nunca propuestas originales, y que den un servicio de última, son las que seguirán teniendo mucho éxito, más allá del pandemonium en el que estamos inmersos actualmente.

“Gracias” a este nuevo año, lo positivo que podemos verle es que “ya con tiempecito” y mucho, se pueden llevar a cabo planeación de actividades mucho más anticipadas. Como estamos inmersos en Internet y todo es completamente visual, desde hoy podemos ir pensando qué tipo de contenido será el adecuado para nuestras campañas de fin de año o de lanzamientos para esas fechas. También es bueno porque los consumidores continuarán comprando sus productos de manera digital, así que si comienzan a comprar
sus regalos navideños desde estos meses, puede que ahora sí les lleguen a tiempo. Esto de las ventas en línea ha resultado un reto enorme para las tiendas, ya que de hoy en adelante será una prioridad atender a sus clientes en tiempo y forma, pero sobre todo brindarles todo tipo de garantías y seguridad. Este último punto, una enorme oportunidad de afianzar clientes y brindarles mucho mayor confianza.

Estoy segura de que últimamente hemos escuchado miles de veces el reinventarse. Desde nosotros mismos, hasta nuestras empresas deben hacerlo continuamente y no dormirse en sus laureles, no sabemos qué va a pasar mañana y habría que estar preparados. La comunicación interna, externa será uno de los pilares a fortalecer durante los siguientes meses. Tenemos que seguirle dando el enfoque al Covid-19 obviamente, pero cada vez más positivos y de cara a una nueva vida llena de aprendizajes. La interacción de las marcas con sus consumidores debe estar presente en todo momento y nunca bajar esa guardia de apoyo.

He abordado el tema de comunicación muy generalizado, pero cada empresa presenta distintos desafíos y audiencias. Eso sí, por lo general comparten los mismos objetivos y siempre existe un espacio para mejorar y optimizar nuestra estrategia y volverla más efectiva.

En conclusión les puedo decir que no hay de otra y tenemos que adaptarnos a una nueva normalidad. La era de los eventos online está aquí y por mucho tiempo más (los abrazos y los besos tendrán que esperar un poco más). El tener un sitio web y unas redes sociales potentes, profesionales y comprometidas, es una de las más grandes herramientas que tienes para que tu negocio se conserve. Apuesta por el e-commerce y ponle un altar, las ventas en línea con procesos sencillos, sin dejar que sean una experiencia de compra, se
agradecen. Para el año que entra (si seguimos vivos en el barco), pídete mas presupuesto porque ahora ya tenemos que ser más previsores y no confiarnos mucho.

Y por último y no menos importante, inviertan en su personal en general y en sus equipos de comunicación, los encargados en generar y dirigir mensajes potenciales hablando de todas las virtudes de su empresa.

¡Nos leemos en la próxima columna si Dios, la inspiración, pero sobre todo si mi editor que seguro lo dejé pensando eso de la opción del Pan de Muerto me lo permiten!

Acerca del autor: Diana Alarcón (353 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *