Emily en París y sus lecciones de comunicación

Por Diana Alarcón Elizondo
Twitter:@dianapat23

Una nueva serie ha llegado a Netflix, se trata de Emily in Paris (Emily en Paris), creada por Darren Star protagonizada y producida por Lily Collins (así es, la hoja de Phil Collins y actriz de Hollywood), y se ha convertido en el sueño reflejado de much@s personas.

¿Es que quién no querría la belleza y el estilo de Emily, su ropa, su trabajo, su vida, sus galanes y hasta los croissants que se come antes de ir a su oficina? ¿Trabajar en el mundo de la moda, en una de las capitales de la moda, rodeada de arte, historia y glamour genuino? ¿Por qué no?

En esta serie con una tónica muy similar a The Sex & The City, la bella Emily trabaja como estratega de comunicación y redes para una importante agencia en Chicago, EUA (su país natal). La historia comienza cuando tiene que trasladarse a París porque su agencia acaba de comprar una más pequeña en Paris, para convertirla en una filial y agregarle la visión y quitarle un poco el “french style” para poder internacionalizar las marcas de lujo que manejan a través de estrategias de marketing digital y comunicación. La comunicóloga estilosa será la encargada de llevar a cabo esta tarea que veremos durante todos los capítulos.

Perdón si “spoilereo” pero desde que llegó a su nuevo trabajo soñado (como prácticamente todo mundo), vemos principalmente, el cómo sus nuevos compañeros sin conocerla la ven como una amenaza, esa que los va a sacar de su zona de confort y de su clásico trabajo monótono (si, aunque se vea glamorous al mil por ciento, a veces también llegar a ser rutinario). A eso súmenle su cambio de residencia y todo lo que implica (tronar con el novio porque no le parece que la chava se supere).

Así como Emily trata de cambiar el chip y darles una nueva visión del mundo rompiendo tabúes, vemos como se las ingenia para “salirse de la caja, luchar con la competencia (que nunca falta), y ofrecer contenido distinto para que hablen de sus marcas y con ideas geniales. Vemos el diario “coqueteo” para atraer o hacer volver a clientes y también hacerles ver los beneficios que les dejará el tener una estrategia de comunicación, que van más allá de solo tener influencers durante sus eventos de moda.

Todo este reto añádanle que está tratando con la sociedad francesa, la cual muchas veces puede llegar a ser muy cuadrada en muchos aspectos.

También vemos a una Emily que poco a poco se convierte en una influencer, ya que no duda en “instagramear” cada aspecto de su nueva vida parisina junto a sus nuevos amigos y en los lugares más bellos y emblemáticos de París. También nos deja ver que el presente y futuro de las estrategias de comunicación de las marcas, solo se basan en el contenido que ellos generen. Por eso si así va a ser, por lo menor guíenlos y denles briefs para que publiquen lo que realmente se requiere.

Esta serie refleja mucho de la realidad que vemos todos los días en nuestra área de comunicación. Espero que al verla, además de morir por todo lo que Emily tiene a su alrededor, los seguidores de la misma, sepan en que se basa una estrategia completa de comunicación y todo lo que tiene que ver.

Eso si, tiene toques hollywoodenses y de fantasía donde tal vez gracias a la mano de Dareen Star, vemos tal vez a una nueva Carrie Bradshaw millennial, quién solamente ha cambiado NYC por París y la libreta y la pluma por un iPhone con una funda MA-RA-VI-LLO-SA.

Esta serie además de temas de comunicación, le ha dejado muchos televidentes un antojo enorme de visitar París. Seguro ya se vieron en los mismos cafecitos donde Emily desayuna y cuenta sus anécdotas a sus amigos, tal vez caminando por el Palacio de Versalles, o simplemente contemplando la Torre Eiffel desde alguno de los puentes del Río Sena. Si lo vemos así, es un gran panorama de Relaciones Públicas en beneficio de la ciudad francesa por excelencia.

Sin “spoilerearles” y como toda serie, el final nos ha dejado varios temas inconclusos, por lo que es muy probable que Emily in Paris ya tenga planeada su segunda temporada a estrenarse a finales del 2021.
¡Nos leemos en la próxima columna si Dios, la inspiración, pero sobre todo mi editor al que ahora me dio chanse de publicar dos veces en esta semana porque me emocioné mucho con esta serie, me lo permiten!

Acerca del autor: Diana Alarcón (356 Posts)

Diana Alarcón Elizondo es especialista en el manejo de las Relaciones Públicas. Desde hace 20 años se ha dedicado en llevar a cabo estrategias para el posicionamiento y prestigio de diversas marcas de consumo, tecnología, lujo, estilo de vida entre otras.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *